Un día, hace unos treinta años, cuando era una niña de unos seis años de edad, viviendo en un país europeo, me pareció que estaba haciendo demasiado frío afuera y pensé que sería una “buena acción” para dejar las puertas abiertas para que el calor de nuestro casa con calefacción central pudiera compensar un poco el frío del mundo exterior.
Mi madre se acercó rápidamente, y me explicó que no sólo este era malo para la economía familiar, sino que también contribuiría a algo “de lo cual que había leído”, que era el efecto invernadero, y que en realidad podría ser el caso de que el mundo se estaba calentando, lo que podría tener varios efectos negativos …
Mi madre es una persona que lee sobre este tipo de cosas, que se informe. Las madres de mis compañeros de clase no había oído hablar del cambio climático en ese momento. Bueno, eso era comprensible, el problema se conoce de forma incipiente, la temperatura había aumentado sólo ligeramente en el último siglo, la extensión del hielo ártico se mantuvo relativamente estable, y no habían sucedido desastres climáticos importantes.

¿Cómo vivimos la realidad del cambio climático ahora?

Ahora, treinta años después, incluso mi hija de 5 años de edad sabe sobre el cambio climático, todos nos acostumbramos a oír hablar de los desastres climáticos y los efectos locales del cambio climático se convirtieron en parte de la charla diaria de la gente. Ahora vivimos en un mundo con sólo la mitad de la extensión del hielo del ártico en verano en comparación con el mundo en el que vivía como niña de 6 años.
Pero ahora, ya nadie se sorprende mucho por las noticias sobre el cambio climático. ¿En qué momento esta pequeña niña de 6 años se acostumbré a los efectos del calentamiento global? ¿Al continuo flujo de noticias sobre los “desastres naturales”, que ahora ya es demostrado que no son desastres naturales, sino desastres de un clima modificado por el hombre? ¿A la noticia de que una vez más los gases de efecto invernadero incrementaron? ¿A la noticia de que una vez más estamos traspasado un récord climatológico?
A pesar de que haber luchando durante años por la justicia climática, a pesar de haber sido parte del equipo que dijo a los negociadores del clima que lo que las naciones estaban decidiendo en Cancún es inaceptable para el futuro del mundo, aun así que me acostumbré al flujo continuo de malas noticias sobre el clima, y todavía vivo mi vida de forma normal, como si nada pasara.
Sabemos que tenemos que empezar a hacer algo, pero aún así las cosas todavía no están tan mal. Los modelos climáticos predicen escenarios malos para el año 2050 o 2100, sugiriendo que mientras tanto las cosas van a estar bien. Se supone que la acción sobre el cambio climático trata sobre justicia con nuestros hijos y nietos.
Pero hoy he encontrado algo que me despertó de este lento acostumbramiento a las malas noticias sobre el clima: el siguiente gráfico, que muestra la comparación de modelos climáticos del 2007 los cuales predicen el agotamiento de hielo ártico, en comparación con lo que realmente sucedió. La realidad es mucho, mucho peor de lo que se predijo. De hecho, ahora mismo, el hielo del mar ártico es un 30% menos de lo predicho por los modelos del 2007 como ‘peor escenario’.

 

        La aplicación de modelos son de Stroeve et al (2007). La línea roja (agregada) muestra las observaciones por satélite de la extensión del hielo del Ártico en septiembre[1]

Esto implica dos cosas: en primer lugar, no podemos confiar en los modelos climáticos que predicen el futuro hasta 2050. En segundo lugar, que los efectos de retroalimentación climática están ya funcionando fuertemente.
Como probablemente muchos de ustedes saben, el hielo ártico es uno de los más importantes indicadores del cambio climático, y el punto de inflexión más importante para el cambio climático. Una vez que se termine el hielo ártico, el clima normal y estable no se podrá recuperar. Mientras que está desapareciendo, el proceso entra en un círculo de auto-destrucción: la desaparición del hielo causa menor reflexión de la luz solar, y se atrapa más el calor, lo cual a su vez acelera el derretimiento del hielo. Además, provoca la liberación de unos 4 gigatoneladas de metano, que, en el corto plazo, sería el equivalente de 236Gt de CO2 [2], es decir, casi la mitad del presupuesto de carbono propuesto para mantenerse por debajo de 2 grados. Pero, al mismo tiempo, cada vez es más claro que 2 grados no es un objetivo viable: en este momento el aumento de la temperatura es de 0,8 grados C °, y la retroalimentación positiva del cambio climático ya se está produciendo a un ritmo más rápido.

¿Y ahora?

Por lo tanto, lo que me quedó claro hoy es que, de hecho, el mundo ya pasó peligrosos puntos de inflexión. Por esto ya no podemos decir: tenemos que actuar, pero aún estamos a tiempo. Las reducciones moderadas de emisiones sólo implicarán que las emisiones acumuladas seguirán aumentando, que la concentración de gases en la atmosfera seguirá incrementando, y que incluye recortes profundas de las emisiones pueden no ser suficientes, ya que, de hecho, tenemos que revertir los efectos ‘bola de nieve’ que el cambio climático ya está causando. Así que en realidad necesitamos emisiones negativas, o las emisiones tan bajos que están muy por debajo de la absorción de gases de efecto invernadero por los sumideros de carbono. Y esto teniendo en cuenta que todos los sumideros de carbono (océanos y los bosques en particular) están también rápidamente perdiendo su capacidad de absorber carbono.

El problema es que dos mensajes contradictorios siempre han sido comunicadas conjuntamente: 1) la situación del cambio climático es muy mala, 2) Los científicos y los movimientos ecologistas siempre llevar su mensaje con la indicación de que “todavía no es demasiado tarde”.
Si bien este es un buen mensaje para que la gente sea positiva, y cuidarlos de la desesperación, esto tiene dos problemas: mantiene a la gente en su zona de confort, y pospone cambios importantes.
Los movimientos ambientalistas ahora tienen que ir más allá del típico discurso que han venido manejando, y decirle a la gente lo mal que la situación está realmente, que en realidad estamos en el punto de superar los puntos de inflexión, y realmente necesitamos cambios radicales en la forma en que manejamos la medio ambiente y la economía con el fin de revertir los procesos de auto-empeoramiento que se iniciaron ya, y necesitamos la ayuda de todos.
Necesitamos que la gente despierte colectivamente y empezar a decir “hey para, a que punto realmente hemos llegado? ” Necesitamos que la gente empieza a considerar conscientemente si se quiere cambiar su vida por completo, o simplemente quiere seguir viviendo unos pocos años más, esperando el momento del “game over”.

Hoy día, yo me desesperé. Siento que estamos en este preciso momento de pasar los puntos de inflexión. Y que con urgencia necesitamos ser millones quienes sienten esa misma clase de desesperación, y no necesitamos que continuamente nos dicen que todavía estamos a tiempo, aunque sabemos que no tenemos tiempo. El tiempo se ha ido.

Un plan de emergencia


El “otro lado”-los políticos codiciosos y hombres de negocios-son claras que existe el problema y ya tienen su plan de emergencia, y sus argumentos claros para su aplicación, como muestra este artículo en el periódico The Guardian: geoingeniería lo va a resolver todo. Ahora, seamos claros: lo único que puede hacer la geoingeniería para compensar un desequilibrio ecológico causado por el hombre, son más acciones ecológicamente desequilibrados, acelerando así la descomposición ecológica. Si los mejores científicos del clima no han sido capaces de predecir el comportamiento del clima en “condiciones naturales” cómo puede la ciencia posiblemente predecir todos los posibles efectos secundarios de una intervención no natural importante en el clima, como es la geoingeniería?
Por lo tanto, como los movimientos ambientalistas tenemos que preparar nuestro propio plan de emergencia, y que sea tan conocido como es posible. Si no, el plan de emergencia de la geoingeniería ‘del 1%’ puede en cierto punto volverse la única opción a la mano.
Entonces, ¿de qué debe existir el plan de emergencia? En mi opinión, hay dos grandes capítulos:
1) Asegúrese de que el cambio climático es controlada a niveles que impidan los efectos retroalimentarios
2) Tener un plan de prevención de desastres de gran magnitud que pueden ser causados por el cambio climático desfrenado.

Controlar el cambio climático


El plan podría incluir muchos elementos como, entre otros:

  • Reducción drástica de las emisiones, a través de un plan consciente para el decrecimiento económico, la redistribución de la riqueza
  • Dando a cada persona un derecho mínimo de las emisiones de gases de efecto invernadero, e instalar los altos impuestos sobre el exceso de emisiones
  • El respeto de los derechos de la Madre Tierra
  • Restauración de circunstancias naturales donde sea posible y en el máximo grado posible
  • La abolición de los subsidios perjudiciales para el ambiente, en particular los subsidios a los combustibles fósiles
  • Instalación de los subsidios para el medio ambiente bienes, servicios y acciones
  • Fuerte regulación ambiental y su respectiva fiscalización
  • Detener todas las guerras y la inversión militar
  • Derivando todos los fondos de los militares a la lucha contra el cambio climático, otros problemas ambientales y la pobreza
  • Detener todo tipo de emisiones que no son para mantener las funciones básicas de la vida, prohibir emisiones suntuosos
  • A masivo cambio hacía la energía alternativa
  • Detener todas las fuentes de emisiones de hollín
  • Prohibición de toda la energía extrema
  • Prohibición de 80% de la extracción de combustible fósil (o un porcentaje superior, como planes de 80% para un aumento de un grado 2 de la temperatura, dado que el impacto de hoy en día de un grado es totalmente inaceptable)
  • La prohibición de los mercados de carbono y las compensaciones (offsets)
  • La siembra masiva de árboles
  • Masiva planificación del uso del agua para evitar sequías, incluso en las regiones amazónicas que donde otro punto de inflexión está iniciando
  • Hacer que todas las superficies construidos por los seres humanos, o se pintan de blanco, o se planta sobre ellos Implica eliminar todas las superficies grises y negros.
  • La eliminación de todas las barreras tecnológicas y de otro tipo para la aplicación de tecnologías ecológicamente racionales y la energía alternativa. En particular, las patentes deben ser suprimido en una forma similar a como sucedió con los medicamentos genéricos.
  • Prohibición de cualquier nueva técnica o interferencia con el equilibrio natural de la Madre Tierra, especialmente geoingeniería.

Muchos de los elementos están siendo trabajados por organizaciones medioambientales, muchos elementos pueden ser discutidos. Sin embargo, un plan maestro que lo junte todo todavía falta, y es muy urgente. Al mismo tiempo, el público tiene que tener la sensación de urgencia de alta: hay que implementarlo ahora o nunca se implementará.

Plan de prevención de desastres de gran magnitud


Tenemos que tener en cuenta que el cambio climático provocará una serie de desastres, no sólo a nivel ambiental, sino también en niveles que afectan a procesos muy peligrosos que los seres humanos manejan. Habrá más huracanes muy fuertes, sequías, terremotos, inundaciones, etc Muchos de estos que podrían poner en situaciones muy peligrosas a instalaciones perforación petrolífera, a instalaciones nucleares (tanto para uso civil como almacén de armas nucleares), fábricas petroquímicas en situaciones peligrosas. Si estas situaciones peligrosas no se previenen, cada uno de ellos podría provocar a su vez un nuevo desastre ecológico muy importante, tal como ocurrió con el Deepwater Horizon, o Fukushima.
Por lo tanto, la necesidad de elaborar planes de cerrar todas esas instalaciones. Será parte del plan primer capítulo de todos modos para cerrarlas, pero exigiendo planes de emergencia para cerrarlos será esencial.

Un punto de inflexión demás


El mundo tiene muchos y complejos puntos de inflexión. Varios de los puntos de inflexión locales hemos pasado ya, como bosques que mueren a causa de enfermedades inducidas por el clima, incendios forestales debido a las altas temperaturas y partes de los corales del océano que mueren a causa de los océanos acidificados.
Pero el punto de inflexión que se presentó en el gráfico de arriba es una de las principales, uno que define el clima de todo el planeta. Es un punto de inflexión demás que estamos pasando.
Lo que hace que un punto de inflexión en mi vida personal se alcanza: No puedo seguir viviendo como si pudiéramos seguir durante años la forma en que están haciendo ahora, ni siquiera como un activista climático. Tenemos que hacer que la acción climática pasa a un siguiente nivel.


[2] El metano tiene un potencial de calentamiento 56 veces más que el CO2, sólo que su periodo de persistencia en la atmósfera es más corta: 12 años. Por esta razón el IPCC recalculó su equivalente hasta 21. Sin embargo, en caso de liberación repentina de todo el metano almacenado por debajo del permafrost, el impacto sería de 56 veces más fuerte que un escape de CO2

1 Comment

  1. Creo necesitas añadir “fee and dividend” a tu lista de acciones para controlar el clima. Es el único plan que puede funcionar en países capitalistas en mi opinion. Ver: http://pubs.giss.nasa.gov/abs/ha08510t.html

    Por si acaso, ¿conoces nuestro grupo Reacción Climática?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *