El pasado sábado un nuevo texto de negociación fue publicado en las negociaciones del cambio climático en Durban.

El texto presenta algunos puntos interesantes, muchos de los cuales provienen del Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba. Hay un artículo sobre los puntos más interesantes aquí. El problema es que es muy probable que esas propuestas no lleguen a las decisiones finales de la COP.
Por el contrario, hay mucha presión para que entren todas las malas ideas en las decisiones.

Es imposible ser exhaustivo, pero voy a reflexionar sobre algunos de los principales problemas.

No se vislumbre mitigación real

 


El objetivo primordial de las negociaciones sobre el cambio climático, es la definición de los compromisos de mitigación necesarias por parte de los países desarrollados (responsables del 75% de todas las emisiones históricas, y todavía hoy responsable del 41% de las emisiones, representando sólo el 16% de la población mundial, lo que implica que tengan emisiones per cápita de 4 veces más que el promedio de emisiones en los países en desarrollo).

Las actuales promesas de mitigación, tal como se definió después de Cancún, harán que el mundo se caliente más de 4 ° C, haciendo inhabitable la mayoría de las regiones, sino el mundo entero.

Veremos si el problema es atendido en el texto actual.

¿De qué realmente habla el capítulo de mitigación? Tiene tres grandes secciones:

  1. Cuestiones relacionadas con los párrafos 36 a 38 de los Acuerdos de Cancún
  2. Las directrices de presentación de informes bienales de las Partes que son países desarrollados
  3. Las modalidades y procedimientos para la evaluación y el revisión internacional (IAR, por sus siglas en Ingles)

Que quede claro: ni informes, ni evaluación y revisión internacional realmente atienden el problema climático. Aparte de la injusticia de que lo que se exige aquí es casi menos estricto de lo que se exige a los países en desarrollo en las secciones correspondientes, los temas pueden tener cierta importancia para conocer los daños que estamos haciendo a la Madre Tierra, pero no definen compromisos ni acciones de mitigación.

Tanta atención a la cuestión de la medición es como un grupo de bomberos que gasto toda su energía a la medición de los avances del fuego, sin trabajar para extinguir el fuego.

Así que los verdaderos problemas se supone que se atienden en la sección 1, sobre “las cuestiones relativas a los párrafos 36 a 38 de los Acuerdos de Cancún”. ¿Es así?

En primer lugar, es un punto de partida erróneo:

  • El párrafo 36 sólo toma nota de las promesas totalmente insuficientes de los países desarrollados
  • El párrafo 37 insta a las partes para incrementar su ambición para mitigación
  • El párrafo 38 pide a la secretaría que organice talleres para “facilitar la comprensión de los supuestos y condiciones en relación con el logro de sus objetivos de reducción de emisiones y la comparación del nivel de los esfuerzos de reducción de emisiones”.  Ni siquiera pide que saca conclusiones y define nuevas medidas basadas en dichas conclusiones.

Ahora, ¿cuál es el contenido real de esta sección en el texto de negociación?

Además de reconocer la urgencia de la situación climática, y la brecha de emisiones, de hecho, sólo repite lo del año pasado se decidió:

  • Párrafo 7: explorar maneras de aumentar el nivel de ambición
  • Párrafos 8 y 9: buscan más información y aclarar los compromisos de los países desarrollados
  • Párrafo 10: actualización de las promesas del año pasado. Esperemos que no sea para peor, como en realidad sucedió el año pasado!

El resto de este breve texto sólo enfoca en pedidos de más ayuda técnica de la Secretaría, talleres, y los problemas de medición.

Por lo tanto, el gran problema del texto de mitigación no es tanto lo que hay en él, sino la ausencia de todas las temas realmente importantes:

  • Compromisos claros de mitigación para los países desarrollados que no son parte del Protocolo de Kyoto
  • Comparabilidad de esfuerzos entre todos los países en desarrollo (Partes no miembros de KP y Partes miembros de KP)
  • Asegurar que los compromisos agregados de mitigación de todos los países desarrollados son suficientes para mantener al mundo bajo un límite seguro. Para ello, las emisiones totales deben permanecer dentro de un presupuesto de carbono, calculado por los científicos. También debe asegurarse de que las reducciones son justos y equitativos hacia los países en desarrollo
  • Hacer que los países que se comprometan a sus objetivos futuros de mitigación de futuros, no sólo que hagan “promesas”.
  • La instalación de mecanismos de cumplimiento para aquello que no respetara sus compromisos. Para ello el Acuerdo de los Pueblos propone un Tribunal Internacional de Justicia Climática.

Una vez más, estamos viendo que el tema más importante de todo, no está siendo atendida, lo cual se está camuflado por una gran cantidad de literatura jurídica carecente de sentido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *