Year after year, the world turns it’s eyes towards the UN climate conference, and again and again final results do all but give a reasonable answer to the climate crisis. What is wrong, and how can we bring negotiations on track?

20 years ago, in 1992, the climate convention defined as its main objective the stabilization of the GHG concentrations in the atmosphere. Up till now, there is no decision on what these levels should be, and even worse, the issue is being swept of the negotiation table. Meanwhile, they rose up till 392 ppm, far above the safe upper limit  of 350 ppm as defined by respected climate scientists, like James Hanssen. The results are already clear: unprecedented arctic melting, major floods, never-seen storms, and impressive draughts.

The criteria for the blame game

One of the main reason why climate negotiations don’t advance is a never-ending blame game: most countries condition their proposed actions to commitments by others, or have reasons -like ending poverty first- to postpone climate action. They all have some criteria – reasonable or not- for passing their responsibilities to others. A serious discussion on what should be the criteria to divide the burden of the climate problem among the countries never took place. More »

20 years ago, the ecological crisis was already quite evident. Enough for world leaders to worry about it, and to call for a global “Earth Summit”.

At the time, humanity yearly consumed resources and caused pollution at a rate that Nature could regenerate in approximately one year time. But it was clear that this rate was growing. The environmental crisis was growing and the unsustainability of the (even then) current way of life was obvious.

The response of the Earth Summit in Rio (1992), was the launching of the concept of “sustainable development”. The concept was based on three “interdependent and mutually reinforcing pillars”: economic development, social development, and environmental protection. The basic idea was that the three are compatible, and that there does not need to be a contradiction between economic development and protection of the environment.

Evaluating the “pilars”

20 years is quite some time to see if a proposed scheme works, so, time for an evaluation of the evolution of the three interdependent pillars:

More »

Un día, hace unos treinta años, cuando era una niña de unos seis años de edad, viviendo en un país europeo, me pareció que estaba haciendo demasiado frío afuera y pensé que sería una “buena acción” para dejar las puertas abiertas para que el calor de nuestro casa con calefacción central pudiera compensar un poco el frío del mundo exterior.
Mi madre se acercó rápidamente, y me explicó que no sólo este era malo para la economía familiar, sino que también contribuiría a algo “de lo cual que había leído”, que era el efecto invernadero, y que en realidad podría ser el caso de que el mundo se estaba calentando, lo que podría tener varios efectos negativos …
Mi madre es una persona que lee sobre este tipo de cosas, que se informe. Las madres de mis compañeros de clase no había oído hablar del cambio climático en ese momento. Bueno, eso era comprensible, el problema se conoce de forma incipiente, la temperatura había aumentado sólo ligeramente en el último siglo, la extensión del hielo ártico se mantuvo relativamente estable, y no habían sucedido desastres climáticos importantes.

¿Cómo vivimos la realidad del cambio climático ahora?

Ahora, treinta años después, incluso mi hija de 5 años de edad sabe sobre el cambio climático, todos nos acostumbramos a oír hablar de los desastres climáticos y los efectos locales del cambio climático se convirtieron en parte de la charla diaria de la gente. Ahora vivimos en un mundo con sólo la mitad de la extensión del hielo del ártico en verano en comparación con el mundo en el que vivía como niña de 6 años.
Pero ahora, ya nadie se sorprende mucho por las noticias sobre el cambio climático. ¿En qué momento esta pequeña niña de 6 años se acostumbré a los efectos del calentamiento global? ¿Al continuo flujo de noticias sobre los “desastres naturales”, que ahora ya es demostrado que no son desastres naturales, sino desastres de un clima modificado por el hombre? ¿A la noticia de que una vez más los gases de efecto invernadero incrementaron? ¿A la noticia de que una vez más estamos traspasado un récord climatológico?
A pesar de que haber luchando durante años por la justicia climática, a pesar de haber sido parte del equipo que dijo a los negociadores del clima que lo que las naciones estaban decidiendo en Cancún es inaceptable para el futuro del mundo, aun así que me acostumbré al flujo continuo de malas noticias sobre el clima, y todavía vivo mi vida de forma normal, como si nada pasara.
Sabemos que tenemos que empezar a hacer algo, pero aún así las cosas todavía no están tan mal. Los modelos climáticos predicen escenarios malos para el año 2050 o 2100, sugiriendo que mientras tanto las cosas van a estar bien. Se supone que la acción sobre el cambio climático trata sobre justicia con nuestros hijos y nietos.
Pero hoy he encontrado algo que me despertó de este lento acostumbramiento a las malas noticias sobre el clima: More »

One day, some thirty years ago, as a six-year-old little girl, living in a European country, I thought it was so cold outside, and I thought it would be a “good deed” to leave the doors open, so the warmth of our central-heated house could compensate a little the too cold world outside.

My mother quickly came over, and explained to me that not only this was bad for family economics, but also it would contribute to something ‘she had read about’, which was the greenhouse effect, and that actually it could be the case that the world was warming up, which could have several negative effects…

My mother is somebody who would read about this kind of stuff, who would get informed. The mothers of my classmates hadn’t heard of climate change at that time. Well, that was understandable, the problem was only incipiently known, temperatures had risen only slightly in the last century or so, arctic ice extent was relatively stable, and no major climate disasters had happened.

How we live the climate change reality now

Now, thirty years later, even my 5-year old daughter knows about climate change, we got all used to hearing about climate disasters, and the local effects of climate change became part of the small talk of the people. We now live in a world with only half of the summer ice extent of that of the world where the 6-year old me lived.

But by now, nobody gets really shocked about climate change news anymore. At what point this little me got used to the effects of global warming? To the continuous news on more “natural disasters”, which are now proven not to be natural disasters but man-made anthropogenic-climate disasters? To the news on once again increasing green house gas emissions? To the news that once again we trespassed a climatological record? More »

Earlier than expected, a text was agreed on at the Rio+20 summit, denominated “The Future we want”. Is the future of the world now safe?

What is the need of calling for a big international conference like the RIO+20 one? If the objective is to bring world leaders together in a nice picture, adopting just any text that can give an impression that they are actually thinking about the environmental crisis, then the summit may be called a success. If, on the other hand, the objective is to really do something about the growing global crisis, then it should be measured in a different way.

Let’s see some of the key issues.

Economic growth or redistribution and respect for planetary boundaries?

It is nothing new to state that we are living in a limited world with limited recourses, and that we are at the edge of surpassing some critical tipping points for Mother Earth. To keep on growing economically in this setting is just a logical impossibility. Nevertheless, the RIO+20 text never considers these aspects of the environmental problem – in fact doesn’t make any assessment of the critical situation of nature at all- but on the contrary mentions “sustained economic growth” about 23 times, as an objective in itself, and as a solution to the multiple crisis that the world faces today.

The fact that the top 1% in the world has an ecological footprint that is a 3 to 4-digit multiplier of the footprint of the poor seems to be of no relevance at all, and redistribution of wealth is not on the agenda.

Green economy

On how this growth would be possible, without affecting the environment even further, no word is uttered. More »

Los científicos tienen la figura clara. James Hansen et al, en su artítulo “Una causa para los jóvenes y la naturaleza: Un camino para un Futuro Sano, Natural y Próspero”, nos explica muy claramente que el impacto del calentamiento global  (hoy 0,8 ° C) ya está causando varios efectos de retroalimentación, como la pérdida de hielo polar, la acidificación de los océanos, la expansión de los cinturones calientes subtropicales secos, etc.

Nos advierten, con claros argumentos científicos, que mantener la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) a un nivel mayor a 350 partes por millón (ppm) alterará el clima de forma muy peligroso. Actualmente la concentración de GEI es de 393 ppm.

En el año 1992, momento de aprobación de la Convención sobre el clima, se estableció que: “El objetivo último de esta Convención es lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático (…)“. En ese momento, la concentración de GEI en la atmósfera era de 354 ppm.

En lugar de reducir las emisiones y reducir o estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero, estos han ido creciendo año tras año. Durante los ‘90 las concentraciones de GEI crecieron con un promedio de 1,5 puntos de ppm por año, durante la primera década del siglo 21 con 2 ppm/año [1]. Esto se traduce en un incremento de la tasa de calentamiento: Durante los últimos 100 años, la Tierra se ha calentado a un ritmo de 0,07 grados Celsius por década. En los últimos 40 años, la tasa se ha duplicado a 0,15 grados por década.

Hansen et al, afirman en su artículo que es necesario reducir las emisiones globales en un 6% por año para poder volver por debajo de 350 ppm y permanecer fuera de la zona de peligro climático.

Compare este dato con la mayor demanda de reducción de emisiones expresada en las negociaciones de la CMNUCC, que es la propuesta de Bolivia, la cual exige que los países desarrollados deben reducir el 50% de sus emisiones para el año 2017, sobre los niveles de 1990 [2]. Teniendo en cuenta que en el período 2008 -2012 (primer período de compromiso del Protocolo de Kyoto) que ya se ha comprometido a reducir un 5% en los niveles de 1990, la reducción en el período 2013-2017 sería de 50% -5% = 45%, lo que hace que un 9% anual para los países desarrollados, más de lo que Hansen et al piden.

Pero pongamos esto en perspectiva. Teniendo en cuenta que las emisiones globales tendrían que reducir 6% a nivel mundial por año, la propuesta de Hansen supone un 30% de reducción en el período de cinco años de 2013-2017. Según la propuesta de Bolivia, los países desarrollados deben reducir un 45%. Teniendo en cuenta que los países desarrollados representan un poco menos de la mitad de las emisiones globales, la parte restante tendría que ser reducido por los países en desarrollo, durante el mismo período de cinco años sería de 16,1% [3].

Estas reducciones resultarían en emisiones per cápita en promedio a 6,35 toneladas en los países desarrollados, y 2,54 toneladas en los países en desarrollo [4].

Al parecer, analizando en base al criterio poblacional  incluso la propuesta “extremista”  de Bolivia es injusta para los países en desarrollo. Esto se acentua aún más si se toma en cuenta la deuda climática histórica que tienen los países desarrollados, y el hecho de que tienen más medios tecnológicos y financieros que los países en desarrollo para poder aplicar una transición a sociedades con bajas emisiones.

Ahora, compare esto con lo que son las promesas de contribuciones efectivas en el marco de la Convención. Los países desarrollados se comprometieron a reducir 12 a 18% en los niveles de 1990[5]. Por lo tanto la reducción en el período 2013-2017 sería de 13%, en el caso de que cumplan con la promesa de reducción del 18%. (Descontando de la promesa maximalista el 5% que ya se debe reducir hasta el año 2012). Durante un período de cinco años, esto hace un promedio anual de 2,6% de reducción. En el caso de la reducción de las promesas minimas de sólo el 12%: 12% -5% = 7%, o una tasa de reducción de 1,4% por año[6].

A esto hay que sumar el hecho que los países en desarrollo –a pesar de que están realizando grandes esfuerzos para desviarse de sus líneas de base –“business-as-usual”– en los hechos, seguirán incrementando sus emisiones hasta por lo menos hasta 2017, principalmente debido al crecimiento demográfico y los factores de desarrollo. El resultado final es que incluso en el mejor de los casos, la reducción de las emisiones mundiales será muy por debajo de 1,4% por año, muy lejos de los 6% que Hansen nos indica es lo necesario.

Hansen et al advierten que si los esfuerzos reales de reducción de emisiones se posponen hasta el año 2020, la tasa global de reducción deberá ser del 12% al año, si queremos que el mundo vuelva a una zona de seguridad climática. Que estas reducciones ocurrirían es aún más improbable que la reducción del 6% al año, empezando mañana.

La buena noticia es que los mismos autores, nos dicen que efectuar estas reducciones es técnicamente posible e incluso económicamente sensible.

Aun así, en las negociaciones de la CMNUCC, muchos se han burlado y han ridiculizado a la propuesta boliviana, por no ser económica ni políticamente creíble.

Si no tomemos en cuenta urgentemente las advertencias de científicos serios, como Hansen y sus colegas de 12 universidades e institutos de investigación de renombre mundial, estamos firmando para un drama climático.¿Es políticamente realista simplemente rechazar sus resultados de investigación?

Si nos preguntaríamos lo mismo en un nivel personal: ¿Unos padres estarían dispuestos a hacer esfuerzos hasta sobrehumanos para la sobrevivencia de un hijo gravemente enfermo? La respuesta es afirmativo para la vasta mayoría de los padres.

En este caso, la Madre Tierra está enferma, y ​​todos nuestros hijos van a sufrir gravemente, si no actuamos rápidamente.

 



[1] http://www.esrl.noaa.gov/gmd/ccgg/trends/

[2] http://unfccc.int/resource/docs/2010/awg13/eng/misc05.pdf, página 4

[3] 52% de las emisiones GEI originaban en de los países en desarrollo y 48% en los países desarrollados (datos: World Recource Institute)

[4] Cálculos basados ​​en los estimados de emisiones per cápita en los países desarrollados de 11,56 toneladas / habitante, y los países en desarrollo de 3,03 ton / cápita. (World Recource Instituto, datos de 2008)

[5] http://unfccc.int/resource/docs/2011/tp/01.pdf, página 24

[6] Teniendo en cuenta que las promesas más altos están condicionadas por factores políticos, que no han sido cumplidos hasta hoy, lo más probable es que sólo se van a cumplir las promesas de minimalistas.

 

Scientists have the picture clear. James Hansen et al, in “The Case for Young People and Nature: A Path to a Healthy, Natural, Prosperous Future”,  explain us very clearly that the impact of the actual 0,8°C global warming is causing already several global warming reinforcing mechanisms, like ice melting, ocean acidification, expansion of hot dry subtropical climate belts, etc.

They warn us, with clear scientific arguments, that sustained greenhouse gas (GHG) concentrations of more than 350 parts per million (ppm) will lead to very dangerous climate disruption. We now live in a world with 390 ppm.

In 1992, time when the climate convention was agreed upon, an objective was set: “The ultimate objective of this Convention is to achieve stabilization of greenhouse gas concentrations in the atmosphere at a level that would prevent dangerous anthropogenic interference with the climate system.” At that time, the GHG concentration in the atmosphere was of 354 ppm. More »