En la economía verde, todo se centra en poner un precio y vender a los “servicios ecosistémicos”  Todo lo que hace la Naturaleza para la humanidad tiene un beneficio, y debe tener un precio con el fin de ser protegidos. En el caso de las aves y las abejas: las aves se alimentan principalmente de insectos, sin ellos el mundo se vería afectada por tantos insectos que no podríamos vivir tranquilamente. De hecho, las aves tienen muchas funciones: como ser depredadores, polinizadores, dispersores de semillas, etc.
Las abejas son aún más importantes: aseguran la polinización de por lo menos un tercio de toda la producción mundial de alimentos. Sin abejas, no hay polinización, y no hay comida.

Por lo tanto, la humanidad tiene que estar muy agradecida a las aves y abejas. Sin embargo, según los promotores de economía verde, este agradecimiento debe ser expresada en términos monetarios. Porque, según ellos, la única manera de proteger a estos servicios ecosistémicos es asegurando que protegiendolos se lucra, y que su deterioramiento implica pérdidas.

El valor monetario de la polinización de las abejas fue estimado por el estudio TEEB a 190 millones de dólares americanos por año. Un montón de dinero. Esto nos plantea algunas preguntas:
1) ¿Quién paga por esto?
2) ¿Quién recibe el dinero?
3) ¿Y cómo este dinero asegura la protección de la población de abejas? More »